MILONGA QUEER VALPARAÍSO.

El quiebre de los roles de género del tango tradicional y una invitación sin exigencias en barrio Puerto.

Por: José Orellana Espinoza.

 Detrás de la sensualidad, delicadeza y complejidad de los movimientos de este baile tradicional <orgullo nacional de Argentina>, el apellido Queer trasciende el esquema clásico y atenta contra la liturgia de esta danza anclada en la performance hombre-mujer.

En el icónico barrio puerto de Valparaíso el tango reivindica los valores de la libertad y el concepto de diversidad -hoy en la palestra del debate público- a través de la milonga -el baile popular del tango- desde la teoría Queer, promoviendo el baile sin estereotipos.

Esta iniciativa que comenzó en pleno 2017 en la ciudad Patrimonial en lugares como: el Café central de Cerro Alegre, el Ascensor Reina Victoria y hoy en las Cachás grande (cercano a plaza Sotomayor) y brinda la posibilidad de optar por aprender los dos roles del Tango cada uno ligado -estereotípicamente- a lo masculino y el segundo, a lo femenino.

“El Tango Queer se diferencia en que hay un cambio de roles o un juego de roles, a diferencia del tango tradicional donde es el hombre guiando a la mujer y esa es la forma única de bailar el Tango. Acá esos roles No existen y quienes llegan a Milonga Queer vienen a aprender ambos roles. Pueden bailar parejas del mismo sexo (o mixtas) donde adoptan el rol de “conductor” y “Conducido” explica Patricio: Impulsor de esta iniciativa, en entrevista con QueDura.cl, quien continuó:

“En el tango tradicional si una mujer no la saca a bailar un hombre: No hay baile. Entonces es bastante fuerte por que no se le da la posibilidad a una chica de bailar en un lugar si tiene ganas, estando sujeta a que un varón la elija.

Acá eso no importa, todos tenemos la posibilidad de llevar y sacar a bailar, eso es lo interesante de esta propuesta. (…) Acá Queer más o menos se usa como significado de extraño o raro en términos peyorativos, concepto que en buenos aires se comenzó a usar para resignificar este estilo poco común y para que adoptara una connotación más importante, dándole este apellido a esta forma de bailar fuera de lo común.”

El gestor de esta actividad apuntó que “El tango es algo super (presente) del puerto. Si te subes a la micro 510 escuchas tango en la radio, el tango es muy parte de Valparaíso.”

Respecto de la relación de esta iniciativa con la diversidad sexual sugirió: “El aporte es acercar a la gente, a la juventud y dar una posibilidad a la mujer de empoderarse y también al hombre de estar en ese rol de dejarse llevar y que no existan roles marcados donde la mujer queda en un rol menor. Y además incluyendo a una comunidad (LGTTBB+) donde en el tango tradicional se ve super segregada ya que tampoco en el fondo tampoco se da la oportunidad de explorar otras formas de bailar, y practicar otros roles te da posibilidad de aprender a bailar mejor el tango que va más allá de ser gay o hetero, hombre o mujer, más bien se trata de aprender la danza mucho mejor”.

Finalmente “La invitación es a conocer el tango en un ambiente muy buena onda” indicando que las exigencias son ajenas “No es necesario ropa elegante, ni tacos o tener pareja. Los martes en las Cachás Grandes (barrio Puerto: Blanco 318) tenemos Milonga con una clase introductoria y práctica abierta desde las 9 (de la noche) y con música en vivo hasta la 11 con aporte voluntario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *