La Copia Feliz Del Edén: «Bienvenidos al Reino de Chile»

Acostúmbrense a vivir en la edad feudal, partimos la semana muy movida con los secundarios dando la cara por todo el país levantándose en masa para decir basta al alza de metro. Conectamos con las noticias estamos en redes sociales y todo lo que aparece tiene un matiz extraño, no sabemos a quien creer o de que año es la publicación todo puede ser falso, una mega producción.

Nos querían dormidos alejados de la verdad, también puede ser que ni ellos saben que están haciendo. Es importante levantar la cabeza y reflexionar: nos dieron más poder del que creían quitarnos. Por ejemplo: nos obligaron a escolarizarse y ahí encontramos a amigos, colegas, COMPAÑEROS; nos obligaron a ser pobres y sin tener que comer aprendes a COMPARTIR, nos obligaron a sentir rabia y sentirnos desadaptados, pero para adaptarse hay que PENSAR y CRITICAR.

Nos quieren débiles y nos hicieron más fuertes, podríamos decir de cierta forma: Sirvió reunirnos en el CESFAM para romper su maldita burbuja.

Esto ya paso ha pasado tantas veces la revolución francesa es calcada a nuestra historia:un levantamiento popular debido a la indolencia de su gobierno que a la vista de todos no pasan penurias, el pueblo pasaba hambre y se sube el precio del pan. Por esto el alzamiento popular arde de manera inmediata y ustedes dirán:”e s por el precio del pan”. No, no ellos se levantan por que sus gobernantes tenían exagerados gastos militares y sumado a malas cosechas crearon una malísima situación social, te suena? Los sectores de la clase alta como realeza y clero que representaban el 3% de la población, no pagaban impuestos, es igual o no?Pero ellos siguen despilfarrando no solo comiendo una pizza en el barrio alto sino que saqueando, haciendo crecer sus fortunas familiares y arrasando nuestras tierras. 

Hoy Chile se levanta y creo como Chileno, sintiendo ardor en el pecho que no puedo estar más orgulloso, porque esto no es una lucha de izquierda y derecha, es una lucha de los de arriba y los de abajo y ya nos cansamos, ya nos tragamos sus mentira, ya nos separaron, nos hicieron odiarnos, pero nos dimos cuenta, nos miramos a la cara, nos vimos reflejados, miramos nuestros ojos y vimos nuestra alma, vimos el sufrimiento de nuestros ancestros que con sus sensibles mentes vieron como borraron toda nuestra gente por capricho e intereses vacíos, no por el bien común. 

DIGNIDAD por una nueva Asamblea constituyente. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *