Con violentos incidentes comenzó la 61 jornada del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar.

Por Cristián Hormazábal

Si bien durante la semana las redes sociales se llenaron de avisos que llamaban a manifestarse en contra del certamen viñamarino durante su jornada inaugural, este domingo 23 de febrero. Lo ocurrido en las inmediaciones de la Quinta Vergara superó todo fatídico pronóstico sociológico, político o gubernamental.

Calles enrejadas, carabineros parapetados en plaza Sucre (hoy plaza de la Dignidad) y helicópteros de ambas policías eran algunas de las medidas que se dispusieron para llevar a cabo el Festival de Internacional de la Canción de Viña del Mar. Medidas que no fueron lo suficientemente fuertes para combatir la furia de miles de manifestantes que se hicieron escuchar fuerte y claro en las calles de la Ciudad Jardín.

Sin embargo, el intendente regional, Jorge Martínez, la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato y el jefe de zona de carabineros, Hugo Zenteno señalaron que hasta la medianoche habían no más de 15 personas detenidas bajo cargos de saqueo, desordenes y desacatos a la autoridad , así como 8 vehículos quemados. Además los enfrentamientos dejaron 23 funcionarios policiales heridos de diversa gravedad.

Cifras que a todas luces distan mucho de lo ocurrido, ya que no sólo fueron los vehículos señalados o los carabineros lesionados, también saquearon dos automotoras y varios locales comerciales de la avenida Valparaíso y calle uno norte.

Pero el hecho más preocupante de todos fue el ataque propinado, por parte de un grupo de personas, al histórico Hotel O’higgins. Hecho que obligó a evacuar pasajeros y al uso de extintores para dispersar a todo quien deseaba entrar al recinto por la fuerza o lanzaba piedras a los ventanales. Todo esto a vista y paciendo de carabineros, que a esa hora estaban formados en el puente libertad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *