Denise Rosenthal, por mí y todas mis compañeras

En su debut como solista en la Quinta Vergara, la cantante dejó en claro su crecimiento artístico con un show en que hizo referencias al empoderamiento femenino, los casos de escasez hídrica y hasta recordó a Gabriela Alcaíno, la mujer cuya muerte desembocó en la tipificación del femicidio.

fuente: www.latercera.com

Es probable que Denise Rosenthal recuerde durante mucho tiempo su año 2019. Se presentó en solitario en el Movistar Arena con éxito, hizo dueto con La Mala Rodríguez y sus canciones consiguieron mayor impacto, merced a una propuesta artística más asentada y que tiene en sus experiencias su principal sustento.

Por ello, en el arranque de su presentación en el Festival de Viña -en que debutó como solista-, la cantante dejó en claro la contundencia de su propuesta. Con un efectivo cuerpo de baile, cuidadas coreografías y visuales de apoyo, la compositora demostró el fruto de su crecimiento como artista.

En la apertura con su nuevo sencillo, “Tiene sabor”, la artista demostró el sitial que le da a su contenido en esta etapa de su carrera. En un momento habló de empoderamiento femenino -un tema que inspira varias de sus últimas canciones- y llamó a participar en el próximo plebiscito del 26 de abril. No es causal el uso de visuales en que figuraban mujeres como Violeta Parra, Gabriela Mistral, Marcela Paz, entre otras -en línea con el homenaje que les rindió en las poleras que vistió en los días previos desde su puesto de jurado-. En el final dedicó palabras a Gabriela Alcaíno, la mujer asesinada por su expareja en 2018, cuya muerte permitió la tipificación del delito de femicidio gracias a la “Ley Gabriela”; su foto se proyectó en la Quinta Vergara cuando cantó la emotiva “Isidora”.

También hizo referencia a la crisis hídrica que afecta a parte de la zona central de Chile antes de cantar “Agua segura”, el tema que interpreta junto a La Mala. Todo en este show tenía una explicación, como parte de un diseño cuidadoso para dar a entender que Rosenthal es ahora una artista completa y, a su modo, muy conectada con la contingencia.  “Agua para pocos, sequía para muchos”, se leyó en las pantallas apenas acabar la canción.

Pasaron en el set algunos de sus temas que han tenido más rotación radial como “Tu” y hasta invitó a escena al músico de La Moral Distraída, Camilo Zicavo, con quien canta habitualmente “Soñarse de a dos”.

Los momentos en que la artista dejó el baile para tocar el teclado, y la rotación de las proyecciones visuales funcionaron como pausas que refrescaron el show. “Cambio de piel”, ese single de tono confesional que funcionó como una suerte de declaración de una nueva etapa artística, fue el cierre antes del bis y la entrega de la Gaviota de Plata y la posterior de Oro. Emocionada, al borde de las lágrimas, agradeció el gesto del “Monstruo”, acaso como una revancha de ese debut con Amango hace doce años, que nunca le llenó del todo. Esta noche, acompañada en cuerpo y espíritu por mujeres, Denise Rosenthal se reveló con todo su potencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *