Greenpeace denuncia que Seremi de Salud de Valparaíso anuló oficio que garantizaba 100 litros de agua a personas sin suministro

En base a las recomendaciones de la OMS en medio de la pandemia, la Seremi de Salud de Valparaíso emitió el 8 de abril una resolución para garantizar la entrega de al menos 100 litros de agua por persona. El 16 de abril la misma repartición dejó sin efecto su propio instructivo. “Esperamos una explicación por parte del Ministerio de Salud a este actuar contradictorio que afecta de manera grave la salud de la población. Pero, lo más importante, es que se entregue ahora agua a la gente”, señaló Matías Asun, director nacional de Greenpeace.

Como inexplicable y contradictorio frente a la grave crisis sanitaria que enfrenta el país, calificó Greenpeace la resolución emanada desde la Secretaría Ministerial de Salud de Valparaíso, que deja sin efecto una disposición generada en la propia repartición y que oficiaba la entrega de 100 litros de agua potable a miles de personas de la región, que hoy no tienen garantizado su suministro y que no pueden enfrentar – a través de medidas higiénicas básicas – la amenaza del coronavirus.

“Había un mandato claro para que las personas sin agua en la región pudieran, al menos, lavarse las manos para defenderse de manera mínima ante la pandemia. Pero una nueva resolución a la que hemos accedido deja sin efecto la medida. Es decir, miles de personas no pueden defenderse en igualdad de condiciones ante el COVID-19. Las autoridades regionales y el propio ministro de Salud deben dar explicaciones de esta medida que resulta inexplicable y contradictoria”, dijo Matías Asun, director nacional de Greenpeace.

En efecto, la resolución 456 del 8 de abril, considerando la situación generada por el coronavirus, ordena la distribución a través de camiones aljibes de un mínimo de 100 litros de agua diaria por persona. La instrucción, además, contemplaba que se establecieran una cantidad suficiente de estanques de almacenamiento a fin de garantizar la disponibilidad de esa agua entregada.

Sin embargo, la resolución 458 del 16 de abril, y a la cual tuvo acceso Greenpeace, establece una resolución única: “Déjese sin efecto la resolución 456 de 8 de abril de 2020”.

¿Acaso la emergencia dejó de ser importante en apenas ocho días o cambiaron las prioridades y la salud ya no es relevante? Acceder al agua es un derecho y una de las primeras recomendaciones de la OMS y hoy miles de chilenos, especialmente en distintas zonas de la quinta región y otras áreas del país, no disponen de agua para enfrentar la pandemia. La situación es especialmente grave en Valparaíso, donde 92% de su población rural ha sufrido cortes de suministro de agua. La gente necesita explicaciones por qué decidieron no entregarles agua, esperamos que el Ministerio de Salud se pronuncie sobre esta resolución incomprensible que afecta de manera grave la salud de la población. Pero, lo más importante, es que se entregue ahora agua a la gente”, señaló Asun.

Por último, Greenpeace señaló que, en conjunto con la Defensoria Ambiental, presentarán un recurso de protección en la Corte de Apelaciones, el cual busca garantizar el acceso al agua en medio de un contexto de pandemia. Además, aseguran que solicitarán al gobierno la acción inmediata para establecer un plan de emergencia para las miles de familias chilenas que hoy no cuentan con un suministro garantizado de agua potable, lo que ha sido establecido por la OMS como estrategia básica y mínima para hacer frente al coronavirus.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *