Los estereotipos de género atentan la vida de niños intersexuales

Los estereotipos de género decimonónicos, que actualmente podrían considerarse obsoletos para describir la expresión e identificación de los hombres y las mujeres, son los culpables de que los niños intersexuales sean sometidos a las llamadas cirugías de normalización, las cuales buscan que se adapten a los modelos binarios del cuerpo.

Estos procedimientos son invasivos, innecesarios e incluso traumáticos, según reporta un reciente reporte de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional llamado First, Do No Harm. El documento afirma que los estereotipos de género funcionan como una especie de argumentación irrefutable a la que recurren los médicos y los padres para someter a los niños intersexuales a procesos irreversibles que los marcan de por vida.

Intersexualidad es un término usado para referirse a las personas que poseen variaciones en sus características sexuales; tales como las combinaciones cromosómicas, los genitales, y los órganos reproductores. Las personas que tienen estas características eran mal llamadas hermafroditas, un término que quedo en desuso por el distanciamiento entre lo que buscaba nombrar y las variaciones reales que experimentan estas personas.

A través de casos de estudio recogidos en Alemania y Dinamarca, el informe encontró que los niños con estas variaciones sexuales fueron sometidos a procedimientos “potencialmente peligrosos”, como las operaciones que ocultan el agrandamiento de clítoris, vaginoplastias y gonadoctomias, es decir la eliminación de las gónadas. Estas operaciones son irreversibles, se prolongan en múltiples intervenciones y hacen que los menores se vean sometidos a un tratamiento hormonal a lo largo de toda su vida.

Uno de los testimonios recogidos por Amnistía Internacional bajo el anonimato cuenta la historia de una persona que cuando era pequeña fue sometida a una operación para mover la uretra de lugar para crear un pene que se considere funcional y cosméticamente “funcional”. Un par de años más tarde, cuando esta persona leía una revista vio unas fotografías en las que pudo identificar la cirugía a la que fue sometida, así se enteró que era una persona intersexual.

“Cuando pienso en lo que pasó, me molesto, porque no era algo que alguien más pudiera decidir. Me pongo triste cuando pienso en el hecho de que se considera necesario operar a estos niños, sólo porque otras personas piensan que debe ser así”, comentó el informador anónimo.

La organización señala que este enfoque médico viola los derechos humanos de los niños, incluidos su derecho a la no invasión, a la vida privada y al acceso a servicios de salud de calidad. “Estos procedimientos llamados de normalización se están llevando a cabo sin el pleno conocimiento de los efectos potencialmente nocivos a largo plazo que están teniendo en los niños”, señaló Laura Carter, investigadora especializada en orientación sexual e identidad de género de Amnistía Internacional. Además indicó: “Estamos hablando de incisiones que se realizan en una piel sensible, lo que tiene consecuencias para toda la vida, esto a causa de los estereotipos que indican lo que un niño o niña debe ser.

Nuestra investigación muestra que ha sido una experiencia muy angustiosa para las personas intersexuales”. Muchos padres y médicos señalan que la finalidad de recurrir a estos métodos es proteger la vida y la salud de los niños; sin embargo, no en todos los casos las cirugías son cuestiones de vida o muerte, y en ocasiones pueden contribuir a afrontar situaciones traumáticas en sus vidas.

“Con la actual falta de investigación médica, no deben de hacerse cambios ni tomarse decisiones irreversibles cuando los niños son demasiado jóvenes para poder decir algo sobre lo que se está haciendo con ellos”, expresó Carter.

Comenta con Facebook

Tags

You may also like...

Sorry - Comments are closed

NUESTRAS CAMPAÑAS ________
MEDIA PARTNER_____
A %d blogueros les gusta esto: